Meknes

Meknes, o también llamada Mequinez, es una ciudad de Marruecos que toma su nombre de la tribu bereber que la fundó con el nombre de Meknassi. Es la capital administrativa de la región de Meknès-Tafilalet. Esta ciudad se encuentra a 138 km al este de Rabat y 60 km al oeste de Fez. Esta es una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos. Estratégicamente se encuentra situada en el centro-norte del país, lo que la convierte en una base ideal para visitar esta parte de Marruecos.

Esta ciudad está estrechamente relacionada con el peculiar sultan Moulay Ismail, segundo dirigente de la dinastía alaoui. La nombró en capital durante su mandato, que duró 55 años. Esta ciudad, prácticamente de la nada, se convirtió en una ciudad monumental como Rabat o Marrakech. Meknes, llamada la ‘Versalles marroquí’, es una ciudad imperial con una gran cantidad de monumentos históricos y sitios naturales, tiene más de 40 km de imponentes murallas defensivas y muchas mezquitas. Es por eso que recibe también el nombre de la ‘Ciudad de los cien alminares’. Además, es la más cercana a las ruinas romanas de Volubilis (Oualili). Los precios en Mequinez se encuentran entre los más razonables de Marruecos y la gente es mucho más amable que en otras ciudades del país.

Meknes ciudad imperial

Historia de Meknes

Meknes, una ciudad llena de historia y encanto, se encuentra en el corazón de Marruecos y ha desempeñado un papel importante a lo largo de los siglos. Su historia se remonta al siglo IX, cuando fue fundada por los beréberes. Sin embargo, fue durante el reinado del sultán Moulay Ismail en el siglo XVII cuando Meknes alcanzó su máximo esplendor.

Bajo el gobierno de Moulay Ismail, Meknes se convirtió en la capital del reino y experimentó un gran desarrollo cultural y arquitectónico. El sultán emprendió la construcción de magníficos palacio