Artesanías de Marruecos: una auténtica seña de identidad… para disfrute de turistas

La artesanía de Marruecos es uno de los rasgos distintivos del país y un auténtico reclamo para los turistas. O quizás, deberíamos decir “artesanías de Marruecos”, puesto que los artesanos locales dominan disciplinas muy variadas, utilizando materiales de todo tipo. En esta página puedes conocer en profundidad cuáles son esas disciplinas, por dónde se distribuye su producción y en qué establecimientos puedes comprar artículos artesanales genuinos.

Artesania de Marruecos

Distribución y dicotomía geográfica

Por suerte para el viajero, la artesanía de Marruecos se distribuye por todo el país. Prácticamente todas las regiones y ciudades están especializadas en diversas disciplinas, de modo que, visites el destino que visites, encontrarás artículos de calidad. Y si realizas un circuito por varias regiones, podrás descubrir las diferencias entre unas zonas y otras.

Sin embargo, se puede hacer una gran distinción genérica de las artesanías de Marruecos las realizadas en las ciudades y las que se elaboran en el ámbito rural.

  • En las ciudades se suelen emplear técnicas, diseños y materiales de mayor refinamiento, a menudo con materias primas e ideas importadas de otros países. Los arabescos florales o la decoración epigráfica dan a las piezas una gran riqueza. Por esa razón, su precio puede llegar a ser más elevado
  • En el mundo rural, los artículos artesanales suelen ser elaboraciones más simples y austeras, con un menor nivel de decoración, unos colores más sobrios y unos materiales procedentes del entorno más inmediato. De esta manera, son más asequibles para cualquier bolsillo

En cualquier caso, los artículos que encontrarás en la ciudades y en los pueblos despertarán tu interés y admiración, representando un souvenir inmejorable para llevar contigo a la vuelta del viaje.

Qué artesanías hay en Marruecos

Como decíamos, las artesanías de Marruecos son muy variadas. En líneas generales, tienen su origen en la vida cotidiana, puesto que estos productos son el ajuar y los utensilios en los hogares del país. Por ello, observar sus productos son una manera indirecta de conocer sus costumbres y tradiciones: desde la gastronomía y los protocolos de cortesía a la decoración de las viviendas, pasando por la moda de hombres y mujeres en su día a día. 

Además, algunas de estas artesanías iban dirigidas a los miembros más importantes de la sociedad, desarrollando así una producción de lujo donde la calidad técnica y las materias primas empleadas alcanzan cotas de refinamiento sorprendentes.

A continuación hacemos un repaso de las principales artesanías de Marruecos.

Artesanía de Cerámica

Alfarería y cerámica en general

La alfarería es la disciplina que trabaja el barro cocido, generalmente en torno o rueda giratoria, y en Marruecos se convierte en todo un arte a ojos de un turista, aunque para la población local son artículos de lo más cotidiano y normal. La producción cerámica, por su parte, engloba también otras técnicas, no solo la de torno, y el nivel de calidad alcanzado es igualmente altísimo.

Algunas piezas tienen un fin exclusivamente decorativo, como azulejos para exponer en muebles o cubrir paredes, mientras que otras tienen un fin práctico: se usan para transportar o conservar alimentos, como platos, cántaros o cuencos.

Se trata de una de las artesanías más difundidas por el país, de modo que allá donde vayas encontrarás interesantes ejemplos. Pero se pueden mencionar algunas ciudades que destacan de manera especial en esta materia:

  • Fez: es, sin duda, la ciudad más famosa en lo que a producción cerámica se refiere. Es fácil de reconocerla porque emplea, sobre todo, diseños en los que predomina el azul
  • Safi: es la heredera natural de Fez, con mayor variedad cromática, en especial el marrón, el verde y el amarillo
  • Azemmour: aquí esta disciplina es realizada ampliamente por las mujeres y las composiciones decorativas se vuelven muy ricas
  • Marrakech: se asimilan técnicas de otras ciudades del país, como el azul cobalto de Fez
  • Meknes: cuenta con su propio Museo de Cerámica. En él y en sus tiendas se puede apreciar cómo el verde es uno de los colores más importantes de esta ciudad
  • Rabat: su estilo asimila formas andalusíes venidas de la otra orilla del Estrecho de Gibraltar hace siglos
  • Taroudant: sus piezas decorativas tienen un gran reconocimiento en el país y sus diseños geométricos recurren a una de las paletas cromáticas más variadas
  • Pueblos bereberes: suele ser cerámica pintada y no vidriada, en tonos como el rojo oscuro y el pardo, adornada de diseños geométricos

Alfombras, tapices y otros productos textiles de gran formato

Se trata de una artesanía muy fácil de encontrar para cualquier viajero en los zocos de las ciudades, pues sus vendedores suelen estar al acecho para convencer a los turistas de que visiten sus tiendas. Una estratagema, por cierto, que conviene evitar con amabilidad si realmente no hay ningún interés en comprar un producto textil, pues un falso interés podría ofender al vendedor.

En cualquier caso, las alfombras, los tapices, las mantas y artículos similares son, en buena medida, los responsables de la fama de la artesanía de Marruecos. Pueden estar elaboradas en tejidos muy variados, algunos de ellos tan sorprendentes como el pelo de cabra o de camello, aunque son más habituales los de lana de oveja merina, un animal fundamental en la ganadería marroquí, que acabó exportando a la Península Ibérica. Su función es la decoración o acondicionamiento de determinados espacios del hogar, como pueden ser pavimentos, paredes o muebles.

Los lugares donde más presencia tiene esta artesanía suelen ser regiones y pueblos de montaña, tanto en el Rif (Chaouen) como en el Medio Altas y el Alto Atlas (Marmucha, Zaïane, Chichaouna, Beni Ouarain).

Los bordados, otra muestra magistral de la artesanía marroquí

Artesania bordados y telas en Marruecos

Se trata de la otra gran vertiente de la producción textil en Marruecos, en este caso orientada a las prendas de ropa para hombre y mujer, así como pequeñas composiciones que pueden servir de complementos. En algunos casos, son prendas cotidianas porque, a pesar de la difusión de la moda occidental, en Marruecos sigue teniendo mucha vigencia la vestimenta tradicional, a menudo relacionada con el Islam, como es el momento de la oración o los accesorios para mujeres, como el hiyab. En otros casos, se trata de prendas especiales para eventos señalados, como puede ser una boda u otra celebración.

Es en estos últimos casos donde el nivel de refinamiento alcanzado es realmente elevado, y eligiendo materiales muy ricos. Este es un listado de algunas ciudades y técnicas destacables:

  • Fez: especializada en bordados de seda sobre lino y algodón, así como trabajos con hilos de oro y velos de satén
  • Meknes: son muy comunes los bordados en suaves colores
  • Rabat: los motivos decorativos recuerdan a Al-Andalus, como ocurre también en otras artesanías locales
  • Salé: sus piezas textiles están entre las de mayor profusión decorativa
  • Azemmour: sus elaboraciones destacan por su colorido

Cestería

De todas las artesanías de Marruecos, esta es una de las más humildes. Pero no por ello, menos interesante. Se emplean diferentes plantas como materia prima, como por ejemplo la palmera enana, la caña o el junco. Y los objetos resultantes han resuelto de manera asequible las necesidades de ordenación y decoración en los hogares menos pudientes. Por ejemplo, se elaboran lámparas, cestas de la compra o mobiliario de jardín. También son habituales los grandes sombreros de paja. Algunas de las áreas más destacadas en la producción cestera son Salé, las comarcas de Marrakech y Fez o los pueblos de las montañas del Rif.

Cuero

El término ‘marroquinería’, utilizado para referirse a productos de calidad hechos en cuero, no es una casualidad. El trabajo de la piel animal es una de las principales artesanías de Marruecos y ha alcanzado fama mundial. En algunos países que tienen una dilatada relación con Marruecos, como España o Francia, se han importado sus técnicas y saberes para dar como resultado una producción peletera de lujo.

En Marruecos, estas pieles naturales de animal suelen ser de cabra y carnero, y se emplean para crear una amplia lista de productos: desde pufs a bolsos de mujer, pasando por mochilas de hombre, babuchas para los pies, cojines, carteras y monederos o cinturones. También se emplean en artículos de gala, como monturas para caballos. En los últimos años, se puede decir que la producción en cuero se ha diversificado enormemente, produciendo artículos tan específicos como cubiertas para libros y revestimientos para muebles, estanterías o mesas.

Tres de las ciudades más prestigiosas en esta artesanía son Marrakech, Tetuán y Rabat, pero también es muy recomendable descubrirla en Fez, puesto que se conserva el barrio de los curtidores y tintoreros, donde aún se tratan y tiñen las pieles a cielo abierto, como antaño.

La joyería, en oro, plata y piedras preciosas

Joyeria bereber en Marruecos

Esta artesanía, en Marruecos, tiene como elemento principal la plata, aunque también se emplea el oro y las piedras preciosas en algunas ocasiones, especialmente en las ciudades. De nuevo, es posible apreciar una cierta diferenciación entre el refinamiento urbano y la sencillez rural, pues en algunas tribus bereberes del desierto se venden al peso, obviando la calidad o dificultad de elaboración de la pieza.

Este trabajo estuvo tradicionalmente a cargo de orfebres judíos, especializados en técnicas muy variadas. En la actualidad y desde hace tiempo, lo realizan también orfebres locales, debido al escaso número de población hebrea que permanece en el país. Sus gremios están entre los más antiguos, pasando de padres a hijos y habitando los mismos barrios que aún hoy se mantienen en ciertas ciudades, como Essaouira, Fez, Meknes, Marrakech, Tánger, Salé y Rabat.

Estos orfebres locales siguen inspirándose en técnicas antiguas, en algunos casos muy originales. Esta es una lista de ellas:

  • Filigrana: a base de hilos de oro y/o plata soldados entre sí con gran precisión
  • Martilleo o martelé, para conseguir un efecto rústico por medio del ahuecamiento del metal con un pequeño martillo
  • Cincelado: consistente en labrar sutilmente una superficie metálica o una piedra
  • Esmalte, para recubrir con este barniz vítreo los elementos de la pieza
  • Engastados: lo más habitual es encajar elementos de coral, de ámbar y de piedras preciosas, tanto naturales como sintéticas

Por lo que respecta a las joyas elaboradas, se pueden citar brazaletes, collares, pendientes, broches, anillos, hebillas de cinturón o incluso tobilleras, estas últimas muy difundidas como accesorio entre las mujeres bereberes. Las bodas marroquíes son un momento ideal para exhibir estas y otras alhajas, aunque los turistas gustarán de llevarlas en cualquier momento. Las armas blancas también integran a menudo elaboraciones muy refinadas en empuñaduras y fundas, principalmente.

Objetos metálicos cotidianos

La artesanía del metal no solo se emplea en la joyería, sino también en la producción de objetos de uso cotidiano. Como base se emplean metales que a priori no tienen el prestigio suficiente para formar parte de joyas, como el acero, el hierro, el cobre o el zinc en su aleación de latón. Sin embargo, las tareas de decoración que se llevan a cabo en las últimas etapas le dan un carácter mucho más rico. En esos casos se emplean técnicas como el cincelado o incluso el damasquinado, con el que se incrustan hilos de oro o plata sobre la base metálica. 

Algunos de los objetos más destacados en esta disciplina artesanal son utensilios empleados a la hora de elaborar y servir el té, así como artículos decorativos para el hogar como candelabros, platos o faroles de cobre. Fez y Marrakech son los dos principales centros productores de este tipo de objetos.

Ebanistería

Aunque la ebanistería proporciona objetos difíciles de transportar en un avión de vuelta a casa, merece la pena conocer la importancia de esta artesanía de Marruecos porque con ella se alcanzan cotas de calidad realmente inigualables. Los artesanos de esta disciplina suelen trabajar muebles de todos los tamaños, y también cofres, en ocasiones policromados y rematados con cuero o metal, Otros elementos funcionales y decorativos muy habituales en cualquier vivienda son las celosías y las puertas, así como columnas y viguerías en palacios de mayor envergadura. 

Las maderas más utilizadas son la acacia, el nogal y el limonero para objetos de pequeño tamaño. El cedro es la madera predominante en el Rif y el Atlas, donde este árbol conserva importantes hábitats naturales, mientras que en la región de Essaouira es muy común el uso de la tuya.

Dónde encontrar y comprar artesanía en Marruecos

Como podrás comprobar en tu viaje, en Marruecos han proliferado las tiendas internacionales: cadenas de moda, complementos, electrónica y otros productos que puedes encontrar en ciudades de otros países, donde se venden exactamente los mismos productos. Sin embargo, la originalidad y calidad de la artesanía de Marruecos ha permitido que sobreviva la producción tradicional de artículos locales, que el turismo también ayuda a conservar. Estos son algunos lugares donde puedes buscar productos de este tipo.

Zoco de la medina

Zocos de las medinas históricas

Los zocos, de la palabra árabe souk, son mercados formados por la sucesión de tiendas en las calles de una medina. La disposición estrecha y casi laberíntica de estas medinas dan un ambiente muy especial a estos espacios comerciales tradicionales, amplificado por el colorido de los artículos expuestos, los aromas de alimentos frescos y el bullicio de las personas que forman parte de este espectáculo, en especial los vendedores que reclaman la atención de los visitantes.

En las medinas más grandes, es habitual que haya zocos especializados en alguna de las artesanías indicadas en esta página, creando así barrios con un carácter muy definido, puesto que a menudo los artesanos no solo venden allí su género, sino que también tienen sus talleres y sus viviendas. Algunos de los barrios artesanales más famosos y singulares de Marruecos son:

  • Medina de Marrakech:
    • Zoco del cobre o de los latoneros
    • Zoco de los joyeros, junto a la plaza RahbaKedima
    • Zoco de los cesteros cerca de la fuente Mouassine
  • Medina de Fez:
    • Barrio de los curtidores
    • Zoco de los tintoreros
    • Zoco de los alfareros
    • Zoco de la henna, para todo tipo de colorantes estéticos
    • Zoco de la alhería, para artículos en madera

Tiendas especializadas o de antigüedades en grandes ciudades

Estas tiendas son otra gran propuesta para comprar artesanía en Marruecos, en especial para los viajeros que solo recalan en ciudades y desean buscar una calidad superior en sus adquisiciones. Algunas de ellas son locales de antigüedades, pues las piezas en venta no solo son artesanales sino también históricas, por haberse elaborado décadas o incluso siglos atrás. En otras ocasiones, son tiendas especializadas en las que se venden artículos de nuevos artesanos, que fusionan técnicas y diseños de ayer y de hoy.

Mercadillos semanales en los pueblos

A diferencia de los zocos, los mercadillos no son fijos, sino que sus puestos se montan y desmontan, y tienen lugar una o dos veces a la semana. Son habituales en localidades más pequeñas y en ellos se ofrecen productos de todo tipo. En especial, productos frescos y culinarios, por lo que son ideales para comprar especias, por ejemplo. Pero también puede haber puestos donde se venden objetos de artesanía de Marruecos, principalmente artículos elaborados en la zona. 

Al tratarse de mercadillos rurales, los objetos a la venta suelen tener una calidad relativamente inferior a los que se venden en las tiendas de las ciudades. Pero en contrapartida, es más probable que sean genuinos, elaborados por artesanos de locales o incluso por los propios vendedores, algo que no siempre es posible asegurar en los locales urbanos.

Algunos de los que se pueden citar son el de Rissani, en pleno desierto, o bien los animados mercadillos que se montan en los pueblos del Alto Atlas, como el de Asni.

.

Tiendas humildes en áreas rurales

Estas tiendas son locales permanentes donde se venden productos de artesanía de Marruecos. Suelen estar en las medinas, aunque con una distribución más dispersa, sin formar zocos, y son habituales en localidades con encanto y que, por tanto, reciben visitantes extranjeros. Algunos ejemplos de ello son, en el norte, Chaouen o Chefchaouen, y en el lejano sur, Erfoud. En algunos casos, estas humildes tiendas se ubican en ksars o poblados fortificados históricos, por ejemplo en Ait Beh Haddou.

Cooperativas de Marruecos

Cooperativas

Se trata de organizaciones de artesanos o productores de diferentes artículos tradicionales (alimentarios, cosméticos, etc.) que, además de producir para su venta local, también realizan actividades y demostraciones para viajeros extranjeros, a quienes venden sus elaboraciones. Lo suelen hacer en sus propios talleres, pero también se pueden poner de acuerdo con las tiendas de la zona para comercializarlos a través de ellas.