Qué ver en la ciudad de Tetuán, en Marruecos

La ciudad de Tetuán, en Marruecos, es una de las más interesantes del norte del país, y por ello muchos de nuestros circuitos recalan aquí. Tiene una población que ronda los 400.000 habitantes y su medina histórica está reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, prueba de su belleza y singularidad, donde destacan murallas almenadas, jardines coloridos y rincones llenos de encanto. Y para suerte del viajero, se trata de una ciudad no demasiado explotada turísticamente, por lo que disfrutará de ella sin aglomeraciones.

A Tetuán, en Marruecos, se la conoce como la Paloma Blanca, en clara referencia al color predominante de su arquitectura, pero también a su posición estratégica: su parte más antigua se eleva sobre una colina, como si quisiera echar a volar. En estas líneas te contamos todo lo que necesitas saber sobre ella: su ubicación, una breve historia, qué ver en Tetuán y qué hacer en ella, con especial mención a los lugares en los que comprar y comer.

Qué ver en Tetouan

Clima y ubicación de Tetuán en Marruecos

Se ubica en el fértil valle del río Martil, quedando al sur las montañas de Rif como hermoso telón de fondo. Aquí, el clima está muy influido por el lugar en el que se ubica Tetuán: en el Marruecos mediterráneo, es decir, en el extremo norte del país. Aunque no es una ciudad costera, se ubica a unos 10 km del mar, por lo que su humedad y su latitud hacen que el clima sea más templado y agradable que en otras regiones de Marruecos, y también más lluvioso, con unos 80 días de precipitaciones al año.

A pesar de ubicarse a los pies de una colina y de estar relativamente cerca del Rif, Tetuán se encuentra a una altitud muy baja, de apenas 90 msnm, por lo que no se puede hablar de un clima de montaña. Los veranos son calurosos y secos, mientras que los inviernos son suaves. La temperatura media en verano es de 35ºC grados centígrados, mientras que la del invierno es de 22ºC grados centígrados, y rara vez los termómetros bajan de los 10ºC en enero, su mes más frío. Otra característica de Tetuán, como Marruecos, es su alto número de días de sol al año, la mejor garantía para disfrutar de cualquier viaje.

Clima y ubicación de Tetuan

Clima y ubicación de Tetuan

Una breve historia de Tetuán

En la historia de Tetuán se suceden periodos muy distintos, todos ellos interesantes y algunos realmente importantes para la configuración de la ciudad actual. En especial, cabe destacar su relación no siempre amistosa con la España del pasado, emisora de población andalusí hace siglos y metrópoli política no hace tanto, además de inspiradora de buena parte de su arquitectura.

La fundación de Tetuán es relativamente reciente: se remonta a comienzos del siglo XIV, en tiempos del sultanato meriní o benimerín de Abu Thabit. Surgió como una plaza fuerte militar con el objetivo de lanzar operaciones contra la ciudad de Ceuta. Pero pronto encontró otra razón de ser: la de convertirse en nido de piratas que surcaban las aguas de Mediterráneo. Esto enfureció al rey castellano Enrique III, que arrasó esta pequeña ciudad y deportó a sus habitantes en torno al 1400. 

Eso abrió un paréntesis de cerca de un siglo en el que Tetuán estuvo prácticamente abandonada. Pero desde 1492 y hasta finales del siglo XVII vivió un renacimiento llegado también desde el otro lado del Mediterráneo: la expulsión de judíos de Granada y posteriormente moriscos del resto del reino español provocó que miles de personas con esos orígenes se establecieran aquí. Entre ellas, el gran impulsor de esta repoblación y renacimiento tetuaní: Sidi Ali Al Mandari, en su huida de Granada para sortear la persecución de la Inquisición. 

Fue un periodo con altibajos: sufrió un  un bloqueo naval por parte de la España de Felipe II en la segunda mitad del siglo XVI, pero también asimiló las costumbres refinadas que traían consigo los ‘herederos’ de Al-Andalus. Se seguía practicando la piratería pero también el comercio internacional, especialmente en tiempos del Mulay Ismail, a caballo entre los siglos XVII y XVIII.

Ya en el siglo XIX, las hostilidades con los españoles continuaron y formó parte del tablero de operaciones en la guerra de 1859-60 entre ambos países: en un principio las tropas españolas tomaron Tetuán, pero Marruecos la recibió de vuelta dos años más tarde, en 1862, cuando en España reinaba Isabel II y en Marruecos, Mohamed IV.

Tras unas décadas de tensa calma, volvieron las hostilidades a comienzos del siglo XX: en 1913 Tetuán volvió a quedar bajo dominio español, esta vez como parte de su Protectorado en el norte del país (con capital en Tetuán, precisamente) y viéndose salpicada por la Guerra del Rif en esa década y en la siguiente. Ya en 1956, fruto del proceso independentista que se culminó en Marruecos, Tetuán quedó definitivamente integrada en el Reino de Marruecos. En la actualidad, Tetuán sigue desempeñando un importante rol administrativo, en este caso como ‘cabeza’ del Rif, y en su palacio real veranea el rey Mohamed VI, lo que da cuenta de la relevancia otorgada a la ciudad por parte de la dinastía alauita.

Medina de Tetuan

Qué ver en Tetuán

Para planificar mejor lo  que hay que ver en Tetuán, es recomendable dividir la visita en dos grandes espacios: por un lado, la medina histórica, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco, y por otro, la ciudad nueva, surgida principalmente en las primeras décadas del siglo XX. A continuación te contamos todos los puntos de interés en una y otra zona.

Arquitectura de Tetuan

Medina de Tetuán

Como ocurre en prácticamente todas las medinas de Marruecos, la de Tetuán tiene un carácter genuino: rodeada en tres de sus cuatro lados por la antigua muralla, su interior es un laberinto de callejuelas, muchas de ellas empinadas y retorcidas, pues descansa a los pies de la colina donde, por cierto, todavía se conserva en pie buena parte del recinto de la kasbah o castillo.

Llegar hasta lo alto supone un esfuerzo para los viajeros con escaso fondo físico, pero en lo alto aguarda una sorpresa muy agradable: unas hermosas vistas de toda la ciudad y de las montañas de Rif, una estampa que también se puede contemplar en buena medida desde el cercano cementerio.

Paseando por las callejuelas de la medina, no es casualidad que vengan a la mente imágenes de pueblos y barrios históricos de Andalucía, pues esta zona fue construida en sobre todo por judíos y moriscos expulsados de Castilla desde finales del siglo XV. Tanto en el pavimento como en las paredes y columnas es habitual encontrar decoración de azulejos, precisamente como ocurre en muchos lugares del sur de España.

Aquí, el viajero se siente cerca de los hogares de los tetuaníes más arraigados, y puede contemplar pequeños zocos y tiendas donde aún se realizan y se venden trabajos artesanales tradicionales. Entre los profesionales mejor representados aquí están los joyeros, los peleteros, los carpinteros o los pasteleros, que venden las típicas galletas kesra, muy populares en Tetuán y Marruecos en general.

Aunque el ambiente que reina aquí no es de un blanco tan radiante como en la ciudad nueva, saldrán a tu paso otros muchos tonos genuinos, sobre todo en las vestimentas de sus habitantes: colores pardos de los campesinos, chilabas blancas en hombres y trajes de algodón a rayas rojiblancas de las mujeres que salen a la compra a diario.

Este es un listado de lugares que ver en Tetuán, más o menos en orden de aparición si realizas un recorrido circular desde la Place de Hassan II:

  • Place de Hassan II: también conocida como Place el Mechouar, se trata de la plaza que conecta la medina con la ciudad nueva, de la que hablamos más abajo
  • Palacio del Califa o palacio real: antigua residencia del sultán local en tiempos del Protectorado Español, y actualmente residencia que el monarca marroquí utiliza en periodos vacacionales
  • Barrio de El Yun: se trata del barrio situado debajo de la kasbah. Aquí puedes encontrar la mezquita El Musaimidi, el Mausoleo Sidi Ahmed El-Nayi y el Souk el-Fuki
  • Kasbah: antigua fortaleza que fue ampliada y utilizada como cuartel por las tropas españolas en tiempos del Protectorado Español
  • Bab Mkabar: una de las puertas históricas de la muralla, es la más cercana al cementerio
  • Cementerio: visitable por los no musulmanes, excepto los viernes, cuenta con tumbas ricamente trabajadas en estilo morisco y unas vistas del entorno que invitan a la paz
  • Barrio de el-Blad: animada zona de artesanos, cuya plaza principal es la Place de l’Usaa
  • Museo Regional del Nacionalismo: museo en el que se relatan diferentes episodios de la historia de Tetuán y Marruecos, hasta alcanzar su independencia. Interesante sobre todo por el edificio que lo alberga, una casa con patio central y vigas de hierro, construida en el siglo XIX
  • Bab el Oqla y Museo Etnográfico: probablemente la puerta más bonita de la muralla, que en realidad es una pequeña fortaleza. Hoy alberga el Museo Etnográfico o Museo de Arte Marroquí de Tetuán. Es uno de los más interesantes de la ciudad por sus colecciones de muebles, trajes y numerosos objetos cotidianos donde se aprecia la influencia andalusí en las artes locales
  • Rue Ahmed Torres: una de las calles principales de la medina, cercana al Mellah
  • Mellah: antiguo barrio judío donde aún se conserva la Sinagoga Isaac Bengualid, construida en el siglo XIX
  • Escuela artesanal: institución para la formación en artes tradicionales, que además es visitable por turistas interesados en diferentes técnicas, como la de los azulejos locales (zellige)
Medina de Tetuan

La ciudad nueva o Ensanche: el Tetuán moderno y andaluz

Al oeste de la medina se encuentra lo que se conoce como la ciudad nueva o Ensanche: se trata de un nuevo barrio surgido a comienzos del siglo XX, cuando la capital del Protectorado Español en Marruecos era Tetuán. Seguía el ejemplo de otros muchos ensanches españoles y su objetivo era, por tanto, ampliar o ‘ensanchar’ la ciudad de manera ordenada, facilitando la movilidad urbana y el tráfico de aquel entonces, donde el coche ya empezaba a popularizarse como medio de transporte.

Ensanche de tetuan

Ensanche de Tetouan

La particularidad de esta ciudad nueva es que se construyó a imagen y semejanza de la arquitectura andaluza, heredera a su vez del estilo morisco andalusí del pasado, pero esta vez con los gustos modernistas imperantes en la época. Además, en su última gran reforma, participó la Junta de Andalucía, lo que sirvió para modernizar el espacio y estrechar lazos estilísticos con el sur de España.

Por otro lado, este barrio morisco-modernista sirvió de marco perfecto para ambientar la serie El tiempo entre costuras, adaptación televisiva de la novela de María Dueñas. Por ello, uno de nuestros circuitos tiene precisamente este argumento, recorriendo los lugares por los que se movió la costurera Sira Quiroga.

Plaza Moulay el Mehdi

Antigua plaza primo de Rivera de Tetouan hoy llamada Moulay el Mehdi

Este barrio tiene como eje principal el Boulevard Mohamed V, en dirección oeste-este. En esta avenida y a ambos lados se abren calles trazadas con escuadra y cartabón, donde podrás encontrar los siguientes puntos de interés:

  • Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria: templo cristiano construido en 1919 en estilo ecléctico, que aún hoy oficia misas para los creyentes de esta religión
  • Plaza Muley El Mehdi: llamada antiguamente plaza Primo Rivera
  • Zauia Isauia: escuela islámica y hospedería construida a comienzos del siglo XIX
  • Instituto Cervantes: hermoso edificio de estilo modernista que alberga la sede de esta importante institución española, encargada de enseñar el español a estudiantes de Tetuán y de Marruecos en general
  • Plaza Feddan: amplia plaza que sirve de punto de reunión y encuentro para numerosos tetuaníes
  • Museo Arqueológico: es el principal museo de la ciudad, donde se exponen piezas arqueológicas procedentes de los yacimientos del norte del país. Puedes encontrar más información en la página dedicada a los museos
  • Museo de Arte Moderno: aunque no se ubica exactamente en el Ensanche, se trata de uno de los lugares más destacados del Tetuán contemporáneo. Se ubica en la antigua estación de ferrocarril, de estilo hispanomusulmán, hoy rehabilitada con este uso, lo que le confiere mayor encanto si cabe
 

Qué ver cerca de Tetuán: los interesantes alrededores

Si tienes pensado pasar varios días en esta ciudad, puedes plantearte hacer alguna excursión a los alrededores, que conservan sorpresas interesantes y lugares con encanto que poco tienen que ver con Tetuán. Lo ideal es programar una ruta por carretera para viajar hasta estos destinos, para lo cual nuestra agencia puede ayudarte con un vehículo privado y un chófer a tu disposición. Estas son algunas de las rutas más interesantes por los alrededores de Tetuán:

Ruta de la costa vacacional mediterránea

La costa mediterránea está muy cerca de Tetuán, a escasos 10 km en línea recta. Por ello, esta ruta es una de las preferidas por los tetuaníes y por los marroquíes que residen en el norte del país. Lugares como Mdiq, Martil, Marina Smir y Cabo Negro cuentan con hoteles e instalaciones orientadas al descanso y al turismo de sol y playa.

Ruta en dirección Oued Laou

Se trata de otra ruta en dirección a la costa, pero en este caso muy distinta a la anterior. Se trata de una zona tradicional de veraneo local y área de actividad de pescadores, donde predominan las calas y los acantilados, en un entorno de alto valor ecológico. Oued Laou, el final de esta ruta, es una población cada vez más volcada con el turismo nacional, ya sea desde Tetuán o desde Marruecos, aunque se mantienen sus actividades tradicionales de agricultura y pesca. Entre sus estampas más singulares están el minarete octogonal de su sinagoga, los acuartelamientos de la época del protectorado Español y las barquitas de pescadores tranquilamente amarradas en la orilla. Cerca de Oued Laou también es interesante Beni Said, especialmente durante los sábados, momento en el que se celebra un zoco donde la cerámica es el producto estrella y los burros, un animal que suele estar presente en él.

Ruta en dirección Chaouen

El pueblo azul de Chaouen es uno de los más bonitos de los alrededores de Tetuán y de Marruecos en general. Por ello, también forma parte de nuestros circuitos por el norte. Pero también es posible disfrutar de otros lugares interesantes de camino, como por ejemplo los sorprendentes restos arqueológicos de Tamuda, de época prerromana, o Ben Karrich el-Bahari, en los montes de Beni-hozmar, con un famoso por ser un sanatorio antituberculoso construido por los españoles en la década de los años 40. También merece la pena continuar hasta Muley Abdeselam, entre bosques de pinos y alcornoques centenarios, por paisajes de extraordinaria belleza. Muchos coronan el mítico monte Jbel el Alam, a casi 1.200 msnm desde el que ver Tetuán y toda su región. Muley Abdeselam, por cierto, es un venerado santón, y su mausoleo es un lugar de peregrinación y romería para toda la región.

Dónde comer en Tetuan

Dónde comer y/o tomar algo

Además de qué ver en Tetuán y dónde dormir, aquí te mostramos dónde comer, pues la ciudad es un buen lugar para disfrutar de la magnífica gastronomía marroquí. Tetuán es famosa entre otras cosas por su delicioso Tallín de boquerones y su buen pescado fresco.

Uno de los mejores lugares para disfrutar de la magnífica gastronomía de Marruecos es Tetuán. Entre sus platos más famosos está su tajine de boquerones. Gracias a su cercanía al mar, los restaurantes de la ciudad suelen ofrecer buen pescado fresco. Además, son numerosas las cafeterías y pastelerías para tomar algo dulce. Aquí te damos alguna lista de propuestas:

  • Riad Blanco: en la rue Zawiya Kadiria. Ofrece comida marroquí e internacional, se puede comer de carta al mediodía y para la cena. También ofrece desayunos y meriendas
  • Riad El Reducto: local con mucho encanto en el interior de un edificio histórico
  • Restaurant La Union: ofrece platos de gastronomía tradicional y comida casera, en el antiguo edificio La Unión y El Fénix, en plena avenida de Mohamed V
  • Cafe de París: ubicado en plena Plaza Muley El Mehdi, a la que se asoma su fachada acristalada. Es toda una institución y una de las cafeterías más bohemias de la ciudad
  • Cafe Manila (Adarghal Abdelkader): es una de las cafeterías con mayor tradición en la ciudad. Se ubica a algunas calles de la plaza Muley El Mehdi, destaca por sus desayunos y por su zumo de aguacate

Además, la repostería local es muy valorada en Tetuán y en Marruecos, por lo que recorrer las pastelerías es una experiencia cultural de lo más agradable. En este sentido, se puede destacar:

  • Pastelería ERRAHMOUNI. situada en la rue Youssef Ibn Tachfine, en pleno ensanche. Es una de las más famosas de la ciudad y ofrece una interesante mezcla de dulces árabes y españoles
Donde comprar en Tetuan

Dónde comprar

En Tetuán puedes disfrutar de un buen paseo comercial, con la intención de adquirir artesanía local. La avenida Ben Larbi Torres es una de las vías más importantes en este sentido, muy cerca del Palacio del Califa. Aquí se concentran numerosos locales de artesanos divididos en sectores según su especialización, con especial mención a la joyería.

Dentro de la medina hay varios bazares y tiendas, donde también puedes comprar artesanía local. Desde teteras y lámparas a alfombras, sombreros, cerámica de Beni Said, artículos de piel, tallas de madera y mucho más.

En el Ensanche o ciudad nueva también encontrarás distintos locales interesantes, especialmente los que venden alfombras de tela o rafia, mobiliario de hogar con decoración variada, espejos, etc. 

Por último, un lugar que mezcla lo cultural y lo comercial es la Escuela de Artes y Oficios, cerca de Bab el Oqla: aunque no se trata de un espacio de venta al uso, en ocasiones organizan ferias o eventos para dar a conocer los trabajos de los propios alumnos, entre los que destacan la cerámica, la bisutería o el cuero. 

Dónde dormir

Como en el resto de Marruecos, en Tetuán existen hoteles de diferentes categorías, especialmente en el ensanche. Algunos de ellos cuentan también con restaurante y sus cocinas están también entre las mejor valoradas de la ciudad. Es posible encontrar propuestas de lujo, así como otras más asequibles pero con servicios y espacios llenos de encanto, como azoteas con vistas a la ciudad. En la medina también hay riads llenos de encanto, normalmente antiguas casas rehabilitadas en torno a un patio central y decoración tradicional, donde no faltan los trabajos en madera y azulejería. 

Además, en los alrededores de Tetuán han surgido nuevos hoteles, especialmente en el litoral mediterráneo en forma de resorts vacacionales, con piscina, solarium y otros espacios orientados al descanso.

Rutas en Tetuán