Tánger

Tánger, una ciudad situada en el extremo norte de Marruecos, es un emplazamiento irresistible y un popular puerto de entrada de turistas. Con una población bulliciosa de aproximadamente 950.000 habitantes, la ciudad conserva un carácter cosmopolita y está poblada por historias, mitos y leyendas que se remontan a su fundación supuestamente por Anteo, el hijo de Neptuno, quien le dio el nombre de su mujer, Tingis. También se sabe que ha sido habitada desde el Paleolítico. Durante su época de ciudad colonial, fue el centro de inspiración para toda una generación de artistas y políticos.

Tánger ha estado continuamente agitada por oleadas de invasiones occidentales y orientales, con las costas de la ciudad viendo desembarcar a cartagineses, vándalos, romanos, fenicios, árabes y más recientemente españoles, franceses, ingleses y portugueses.

La ciudad tiene muchas atracciones turísticas, incluyendo sus calles, hoteles y cafés que pueden presumir de haber visto pasar a artistas como Tennessee Williams, Samuel Beckett y Jean Genet, así como sus palacios que también vivieron las fiestas locas de Barbara Hutton o de Malcolm Forbes. La luz de la ciudad ha inspirado a Matisse y su misterio a Paul Bowles.

Situada como un anfiteatro sobre el Estrecho de Gibraltar, Tánger se asoma al Atlántico y al Mediterráneo. Su ubicación, historia y comodidades hoteleras hacen de la ciudad un destino privilegiado para los viajeros en busca de románticos recuerdos. A pesar de lo que muchos piensan, la ciudad no es peligrosa.

Con una mezcla hipnotizante entre la cultura africana y europea, Tánger es una de las pocas ciudades en el mundo que ofrece tal combinación. Gracias a su ubicación, el Mar Mediterráneo y la cercanía con Europa, Tánger ha fomentado todo tipo de intercambios entre Marruecos y el continente vecino, con sólo 14,5 km que la separan de Algeciras. La ciudad tiene muchos atractivos que te maravillarán y enamorarán a primera vista, aunque no son muy conocidos.

Antes de tu viaje a Tánger, quizá pueda interesarte saber más:

Tánger

Cómo llegar

Para llegar a Tánger, hay varias opciones disponibles. La forma más común es por vía aérea, ya que Tánger cuenta con un aeropuerto internacional (TNG) que recibe vuelos regulares de diferentes ciudades europeas. También es posible llegar en ferry desde España a través de Algeciras o Tarifa.

Cabe destacar que Tánger es un punto habitual de llegada de circuitos privados y a medida por Marruecos, por lo que si desea conocer Tánger en un viaje a Marruecos, una opción recomendable sería contratar los servicios de Turismo Marruecos, una agencia que ofrece circuitos turísticos personalizados y excursiones en Marruecos, incluyendo Tánger.

En definitiva, hay varias formas de llegar a Tánger, ya sea por avión o ferry, y si desea visitar esta ciudad como parte de un circuito por Marruecos, puede considerar los servicios de Turismo Marruecos para una experiencia más personalizada.

Rutas desde Tánger

El clima

Tánger tiene un clima mediterráneo subtropical con influencias atlánticas. Los veranos son cálidos y secos con temperaturas medias que oscilan entre los 20 y 28 grados Celsius, mientras que los inviernos son suaves y lluviosos con temperaturas medias alrededor de los 12 grados Celsius.

La mejor época para visitar Tánger es en primavera (de marzo a mayo) y en otoño (de septiembre a noviembre), cuando las temperaturas son más suaves y el clima es agradable para pasear por la ciudad. Además, durante estos meses el turismo es menos masivo que en verano, por lo que se puede disfrutar de una experiencia más auténtica y relajada.

Durante el verano, aunque las temperaturas pueden ser elevadas, también es una buena época para visitar Tánger, ya que hay muchas actividades culturales y festivales que se realizan en la ciudad.

En invierno, aunque las temperaturas no son extremadamente frías, hay más lluvias y la ciudad puede resultar menos atractiva para los turistas que buscan disfrutar de las playas y los paisajes costeros.

Consejos para visitar Tánger