Casablanca

Casablanca, la ciudad más grande de Marruecos, es conocida como el corazón cosmopolita, industrial y económico del país. Su nombre (الدار البيضاء addar al-baïda en árabe clásico, dar beïda o Casa, en árabe dialectal marroquí, literalmente “la casa blanca”), está presente en las grandes ligas del arte y la historia mundial.

En el mundo del cine, Casablanca ha dejado una huella imborrable. La película homónima protagonizada por Humphrey Bogart y Ingrid Bergman ocupa un lugar destacado en la lista de las mejores películas de la historia. Hollywood eligió esta ciudad marroquí para inmortalizarla como un lugar exótico y colonial. Aunque no esperes encontrar a Bogart en cada esquina, la ciudad tiene un encanto único y una vibrante energía.

Casablanca no es una ciudad tranquila, sino una enorme y bulliciosa metrópolis que atrae a visitantes de todo el mundo. La presencia de los elegantes trajes occidentales y las gafas de sol de marca contrasta con las tradicionales chilabas marroquíes, creando una mezcla única de culturas y estilos. Además de ser un centro industrial y económico, Casablanca también cuenta con importantes atractivos turísticos, como la impresionante mezquita de Hassan II, la medina y el mercado central.

En la Historia de la humanidad, esta ciudad tiene un gran peso porque aquí se realizó en 1943 la trascendental reunión entre Roosevelt y Churchill, en la que se decidió la invasión del Día D a Europa. Los servicios secretos de Hitler fueron engañados y creyeron que esta se llevaría a cabo en la Casa Blanca de Washington y no en la Casablanca, de Marruecos.

Vista panorámica de Casablanca

Breve historia

Casablanca, en Marruecos, es una ciudad con una larga e interesante historia. Antes de la llegada de los árabes en el siglo VII, la zona estaba habitada por los bereberes. En el siglo X, el rey Al-Mansur fundó una fortaleza en la zona, que fue conocida como Anfa. Durante varios siglos, Anfa fue una importante ciudad portuaria y centro comercial en la región.

En el siglo XV, los portugueses invadieron y destruyeron Anfa, y construyeron una fortaleza llamada Casa Branca en su lugar. La fortaleza se convirtió en un importante centro comercial para los portugueses, pero fue finalmente abandonada a mediados del siglo XVII debido a la falta de agua potable en la zona.

En 1755, un terremoto devastó la ciudad de Lisboa, en Portugal, y muchos de sus habitantes emigraron a la región de Casablanca. Los refugiados portugueses ayudaron a reconstruir la ciudad, que fue renombrada como “Dar al Baida” (la casa blanca) por los marroquíes locales.

Durante el siglo XIX, Casablanca fue un pequeño puerto en constante crecimiento y en 1906 se convirtió en el centro administrativo del Protectorado Francés en Marruecos. Bajo el dominio francés, Casablanca experimentó un importante desarrollo y modernización, convirtiéndose en el centro industrial y económico del país. La ciudad también fue un importante centro de resistencia contra el dominio colonial francés durante la Segunda Guerra Mundial, y la famosa película “Casablanca” de 1942, protagonizada por Humphrey Bogart y Ingrid Bergman, inmortalizó la ciudad en la cultura popular.

Después de la independencia de Marruecos en 1956, Casablanca se convirtió en la ciudad más grande y próspera del país. Actualmente, es una vibrante metrópolis con una rica cultura, historia y una economía en constante crecimiento.

Casablanca ciudad moderna

Cómo llegar

Hay varias opciones para llegar a Casablanca, como por ejemplo volar al Aeropuerto Internacional Mohammed V, que es uno de los aeropuertos más grandes de Marruecos y está ubicado a unos 30 kilómetros al sur del centro de la ciudad. También se puede llegar en tren desde otras ciudades de Marruecos o incluso desde Europa, ya que hay conexiones directas desde algunas ciudades europeas.

Otra opción es contratar un tour con una agencia de viajes, como Turismo Marruecos, que ofrece circuitos a Marruecos personalizados incluyendo Casablanca. Estos tours pueden incluir transporte privado, guías turísticos, alojamiento y actividades turísticas según los intereses del cliente.

Es importante tener en cuenta que, en general, los tours organizados ofrecen mayor comodidad y seguridad, ya que cuentan con transporte privado y guías locales que conocen bien la zona. Sin embargo, también suelen ser más costosos que viajar de forma independiente.

Ciudad de Casablanca

Qué ver en Casablanca

Casablanca es una ciudad vibrante y cosmopolita de Marruecos que cuenta con una gran variedad de lugares y atracciones turísticas para visitar. A continuación, se detallan algunas de las cosas que los visitantes pueden hacer y ver en Casablanca:

  • La Gran Mezquita Hassan II: es uno de los lugares más impresionantes de Casablanca y una de las mezquitas más grandes del mundo. Esta hermosa mezquita fue construida en el agua y cuenta con un minarete de 210 metros de altura que lo convierte en el más alto del mundo. El interior de la mezquita es igualmente impresionante, con mosaicos de mármol y techo de madera tallada. También cuenta con una sala de oración gigante que puede acomodar hasta 25.000 personas.
  • La Corniche de Casablanca: es una extensa franja costera que se extiende desde la mezquita Hassan II hasta el distrito de Ain Diab. A lo largo de la Corniche, los visitantes pueden disfrutar de vistas impresionantes del océano Atlántico, pasear por el paseo marítimo, disfrutar de un almuerzo en uno de los muchos restaurantes y cafés, o simplemente relajarse en una de las playas.
  • La Antigua Medina: es una parte histórica de Casablanca que vale la pena visitar. La Medina de Casablanca no es tan grande o tan turística como la de otras ciudades marroquíes, como Marrakech o Fez, pero todavía tiene una gran cantidad de encanto. Las callejuelas de la Medina están llenas de pequeñas tiendas, talleres y vendedores ambulantes que venden de todo, desde ropa hasta joyas y artesanías. También se pueden visitar la Plaza de las Naciones Unidas, la Torre del Reloj y la Mezquita de Moulay Youssef.
  • El Barrio Habous: es un barrio de Casablanca que fue construido durante el Protectorado Francés. El Barrio Habous se caracteriza por sus calles empedradas y sus edificios de estilo colonial francés. Aquí, los visitantes pueden visitar la Mezquita del Rey Hassan II, la Plaza Mohammed V y el mercado central de Habous.
  • El Mercado Central de Casablanca: es un lugar vibrante y animado para visitar. Aquí, los visitantes pueden encontrar una gran variedad de productos, desde frutas y verduras frescas hasta ropa, especias y artesanías. Es un lugar donde los visitantes pueden disfrutar de la vida cotidiana de la ciudad y conocer a los lugareños.
  • El Museo de la Judería: es un pequeño museo que ofrece una visión de la historia de los judíos en Casablanca y Marruecos. El museo cuenta con una gran cantidad de artefactos, fotografías y documentos históricos que narran la historia de la comunidad judía en el país.
  • La Plaza de Mohamed V: es una gran plaza en el centro de Casablanca que cuenta con una impresionante arquitectura de estilo art decó. Aquí, los visitantes pueden ver la Corte Suprema de Marruecos, el Ayuntamiento y el Teatro de Casablanca.
Palacio Real Casablanca

Continuando con los lugares turísticos de Casablanca, hay mucho que explorar en esta ciudad fascinante:

  • El Museo de Arte Moderno y Contemporáneo: este museo alberga una gran colección de arte moderno y contemporáneo de artistas marroquíes e internacionales. El museo está ubicado en el barrio de Anfa, cerca del distrito financiero de la ciudad, y ofrece una visión de la escena artística marroquí.
  • El Parque de la Liga Árabe: es uno de los parques más grandes y populares de Casablanca. Con una superficie de más de 30 hectáreas, el parque cuenta con amplias zonas verdes, fuentes y estanques, así como varias atracciones para niños, incluyendo un pequeño zoológico y un parque de atracciones.
  • El Museo de la Villa des Arts: es otro museo que vale la pena visitar en Casablanca. Este museo está ubicado en un edificio colonial francés en el centro de la ciudad y cuenta con una colección de arte contemporáneo y exposiciones temporales de artistas marroquíes e internacionales.
  • La Catedral del Sagrado Corazón: es una catedral católica ubicada en el centro de Casablanca. Construida en 1930, la catedral es un ejemplo de la arquitectura neogótica francesa y cuenta con una hermosa vidriera diseñada por el famoso artista francés Gabriel Loire.
  • El Palacio Real de Casablanca: aunque no está abierto al público, este palacio es un lugar interesante para visitar por su imponente arquitectura y su importancia histórica. El palacio fue construido en la década de 1920 y es la residencia oficial del rey de Marruecos cuando visita la ciudad.
  • El Parque de la Villa Jardín: es un parque público ubicado en el centro de Casablanca que cuenta con una gran variedad de plantas y flores, así como un pequeño lago con cisnes. Es un lugar ideal para pasear y relajarse en medio del ajetreo de la ciudad.
  • El Mercado de Pescado de Casablanca: situado cerca del puerto, este mercado es uno de los lugares más populares de la ciudad para comprar pescado fresco. Los visitantes pueden ver a los pescadores descargando su pesca del día y disfrutar de una comida en uno de los muchos restaurantes que sirven pescado fresco en el mercado.

En definitiva, Casablanca es una ciudad llena de sorpresas y tesoros culturales, desde la impresionante mezquita Hassan II hasta los museos y parques de la ciudad. Los visitantes pueden disfrutar de una experiencia única y enriquecedora explorando la historia, la cultura y la belleza de esta fascinante ciudad marroquí.