Mezquita Hassan II: motivos para visitarla

Mezquita Hassan II: motivos para visitarla

La mezquita Hassan II, en Casablanca, es una de las más simbólicas no solo de Marruecos, sino también del mundo musulmán. Por ello y por los motivos que enumeramos a continuación, una visita a este templo está más que justificada.

Una de las pocas mezquitas visitables

Uno de los motivos por los que merece la pena visitar la mezquita Hassan II es, precisamente, que es posible hacerlo. La inmensa mayoría de las mezquitas marroquíes no son visitables y su acceso está restringido a creyentes para efectuar los rezos diarios. Así ocurre, al menos, con los templos religiosos de las grandes ciudades del país: la Kutubia de Marrakech, la Al Karaouine de Fez, la de Hassan de Rabat, la Gran Mezquita de Tánger… y un largo etcétera. Sin embargo, los visitantes no creyentes pueden entrar a este recinto, dentro de unos estrictos horarios y previo pago de la entrada.

Su majestuosidad y tamaño

Esta mezquita de Casablanca es, sin duda, una de las más imponentes del mundo. De hecho, ostenta con orgullo el título de ‘templo más alto del mundo’, pues su minarete tiene una altura de 172 metros. Para su construcción no se escatimaron en materiales de primeras calidades: mármoles, granito, mosaicos de cerámica, etc. En su interior caben 100.000 personas, 20.000 de ella en la sala de oración. Además, cuenta con comodidades como suelo radiante o puertas eléctricas. Su historia es reciente, pues quedó inaugurada en agosto de 1993. Pero su estilo, netamente islámico, muestra todo el exotismo de esta arquitectura.

La simbólica ubicación de la mezquita Hassan II

Este templo no está ubicado en un trozo de tierra cualquiera, sino en una península artificial que se construyó expresamente para alojar el templo. Una península que se inspira en un verso del Corán: “El trono de Dios se levantó sobre las aguas”.

El láser nocturno de la mezquita

Si te acercas hasta el entorno de la mezquita Hassan II por la noche, te llamará la atención el poderoso láser artificial instalado en lo alto del minarete. Como si de un simbólico faro se tratara, su haz de luz señala la dirección de La Meca. Bueno, en realidad, también lo puedes ver sin acercarte hasta la mezquita: ¡se ve en decenas de kilómetros a la redonda!

La organización moderna de la mezquita Hassan II

Uno de los aspectos de la mezquita Hassan II que más agradecerá el visitante es su moderna organización. Es decir, podrá comprar en taquilla las entradas, tendrá la posibilidad de reservar con antelación si se trata de un grupo grande, sabrá a qué horarios de apertura y cierre atenerse, recibirá folletos informativos, etc. De hecho, esta mezquita de Casablanca es una de las pocas del país con página web propia, perteneciente a su Fundación, donde se puede consultar información relativa al templo y al museo

Y si ya quieres ir a tiro hecho o insertar tu visita dentro de un circuito más amplio, solo tienes que ponerte en contacto con TurismoMarruecos.net. ¡Nos encargamos de organizar tu viaje con todo detalle!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *