Guía de viaje a Asilah

Guía de viaje a Asilah

Asilah

Vistas de Asilah y su muralla portuguesa

T ambién conocida por su nombre en español, Arcila, es una bella ciudad costera, situada en el norte de Marruecos, en la costa atlántica. Es una ciudad pequeña, cuyo principal encanto reside en una encantadora y cuidada medina repleta de casas blancas, con puertas y ventanas de un azul intenso. Dicen que la medina de Asilah esta considerada como una de las más limpias y cuidadas de Marruecos.

Cómo llegar

Otra de las ventajas de esta ciudad, además de su cercanía con España, es que se encuentra muy bien comunicada por autopista. Asilah se encuentra a tan solo 30 km de Tánger. Si tenéis pensado venir a través del Aeropuerto de Tánger, y os preocupa el transporte, podéis tomar fácilmente un Grand Taxi que os lleve a Asilah. Las tarifas de transporte están fijadas, solo tenéis que fijaros en un cartel que se encuentra allí mismo, con las tarifas detalladas. El precio del trayecto desde el aeropuerto a la ciudad de Asilah son unos 200 DH (Aproximadamente 20€).

Qué ver en Asilah

La ciudad de Asilah como casi todas las ciudades marroquíes, tiene dos partes  muy diferenciadas, una de ellas es la ciudad moderna que en el caso de Asilah nos recuerda a la arquitectura española, debido que la ciudad formó parte del protectorado hasta la independencia de Marruecos. De esta época, el edificio más emblemático de la ciudad es la Iglesia de San Bartolomé, que a día de hoy sigue en funcionamiento como tal. Podéis visitar cualquier día, incluso asistir a alguna de las misas que se celebran allí. Al igual que ocurre con otras iglesias del país, no tendrán problemas en atenderos, enseñaros la iglesia y contaros su historia, ya que por lo general les hace una gran ilusión que se les visite.

El resto de la ciudad moderna, es muy parecido a cualquier ciudad moderna de otra ciudad y no tiene un especial interés. La ciudad tiene un cuidado y bonito mercado de frutas, carnes y pescados y verduras, que si vais con tiempo merece la pena ojear. También podéis pasear por la plaza Mohamed V y los alrededores ya que es un lugar muy concurrido por la población local y por lo general es un sitio bastante animado.

El amplio paseo marítimo de la ciudad, con sus palmeras es un lugar muy agradable para pasear.

La ciudad antigua o medina de Asilah, como comentaba antes, es uno de los encantos principales de la ciudad. Se encuentra rodeada por unas imponentes murallas construidas por los portugueses durante el reinado de Alfonso V en el siglo XV, en la parte de la muralla que da al mar, pueden verse aun algunos cañones con los cuales se defendía la ciudad.

Las murallas permiten penetrar a la ciudad a través de varias puertas,  las más representativas son Bab el Homar (Puerta roja o puerta de la tierra) que da acceso desde la zona moderna de la ciudad y Bab el Bahr (Puerta del Mar) que se encuentra justo enfrente del parking del puerto y Bab Kasaba (Puerta de la ciudadela) puerta principal de acceso a la ciudad.

La medina, esta repleta de casas y pequeñas tiendas de artesanía donde abundan productos de cuero, objetos de decoración, ropas, telas, cuadros… El precio de estas piezas va a depender mucho de la temporada en la que visitemos la ciudad, durante el periodo estival suelen multiplicarse considerablemente los precios en casi todos los establecimientos de la ciudad.

Como lugares a destacar de la medina nos encontramos con la plaza Ibn Khaldun coronada por la Torre del Kamra, construida en 1509 es uno de los monumentos más importantes y representativos de Asilah. En la plaza se encuentra una tetería con una agradable terraza, donde podemos hacer una parada en nuestro recorrido para contemplar la animada vida de la medina, con el magnifico escenario de las murallas y la torre. Otro de los lugares más visitados de la medina es el mirador junto al cementerio Sidi Mansour, desde este lugar tenemos una vista espectacular de las olas rompiendo en las antiguas murallas portuguesas, con un bonito panorama de típicas casas blancas y azules. Se puede tomar una instantánea, aunque algo típica pero muy bonita, del cementerio con la cúpula del morabito y sus antiquísimas tumbas muyaidines, decoradas con curiosas cerámicas de colores, que se alzan sobre las murallas. Este lugar es especialmente encantador al atardecer. Si te gusta hacer fotos no debes olvidar pasar por aquí. Suele estar muy concurrido tanto por la población local como por los turistas. Aprovechando el turismo, es común ver a vendedores de souvenirs y a músicos Gnawas deleitándonos con sus ritmos y bailes.

No dudéis en dejaros perder por la medina antigua, pues en eso reside parte del encanto del lugar, en dejarse llevar por esos callejones estrechos sin saber bien a donde vamos, ni que hay tras la siguiente esquina. Un niño jugando a la pelota, un artesano tallando una mesa, una niña llevando el pan caliente a casa…. el encanto aquí se encuentra lo más simple. Además aquí las paredes de las casas de la medina se convierten en murales dibujados por artistas de todo el mundo. Hay pinturas de todo tipo, muchas de ellas muy originales que hacen el paseo mucho más entretenido.

Playas

Otro de los puntos fuertes de la ciudad, como buena ciudad marinera, son sus playas y Asilah precisamente puede presumir de ellas. Desde el puerto de Asilah hasta Tánger tenemos más de 40 km de costa, que son fácilmente accesibles desde la carretera. Las playas más interesantes de Asilah son:

La playa de las Cuevas: Se encuentra situada a unos 5km camino de Larache. Hay que tomar un desvío hacía la derecha que nos introduce en una pista de arena y tierra de difícil acceso para un turismo normal que nos lleva directos a una hermosa playa de arena rubia, con unos escarpados acantilados, llena de Chiringuitos.  Esta playa es una de las más famosas y concurridas de Asilah. Mucha gente aprovecha la visita para cubrirse el cuerpo con un barro de color verdoso que emana de unas rocas que se encuentran al final de la playa, este barro es conocido por sus propiedades beneficiosas para la piel. Hay lugareños que alquilan caballos y camellos para dar paseos por la playa. El transporte más común para acceder a estas playas además de los coches, son unos carros tirados por caballos que se encuentran en la ciudad de asilah, generalmente frente a la puerta de Bab el Homar, al final de una calle repleta de terrazas y bares y que sirven comidas. Esta playa en temporada alta se encuentra muy concurrida.

La playa del Santo o Sidi Mugaits: Está situada al sur, en la misma dirección que la playa de las cuevas, tomáis el mismo cruce a la derecha, pero en esta ocasión continuáis recto por la carretera hasta pasar un pueblo, y a 2-3 km encontráis ¡ el primer cruce grande (camino de tierra y cuesta arriba) que nos lleva directos a la playa después de algunos Km de pista de arena y tierra. También algo complicados para un turismo normal. Para llegar a esta playa no hay señalización ninguna. Está playa también de arena como la de las cuevas, es mucho más tranquila que la anterior.

La playa de Briech: Se encuentra en Briech a unos 6 km hacía el norte dirección a Tánger. Esta playa tiene una gran extensión de arena rubia y se distingue por tener una desembocadura de un pequeño rió, esta playa atlántica es de las típicas playas en las que cuanto más nos adentremos en ella menos nos cubre el mar. Esta playa cuenta con algunos chiringuitos donde podemos disfrutar de un bello atardecer.

Para una información más detallada sobre la ciudad, consulte nuestra guía de viaje a asilah

Fotografías de Asilah

[tribulant_slideshow gallery_id=”2″]

Ubicación

[ready_google_map id=’2′]

2 Comments

  1. Información Bitacoras.com

    Esta anotación ha sido propuesta por un usuario para ser votada en Bitacoras.com. Para que el proceso finalice, deberás registrar tu blog en el servicio.

  2. Gregory Smith dice:

    I love your blog

    I have read this article and enjoyed it

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *