Playas de Marruecos: costa mediterránea y atlántica

Playas de Marruecos: costa mediterránea y atlántica

En África, no todo el territorio es desierto, ni mucho menos. También cuenta con un extenso paisaje costero, de hermosas playas. Marruecos, además, es uno de los pocos países del continente bañado por aguas de dos procedencias distintas: el mar Mediterráneo y el océano Atlántico. Gracias a ello, las posibilidades de elección son mucho más ricas pues, como veremos, ambas costas tienen importantes diferencias entre sí.

Cómo son las playas de Marruecos

En lo que se refiere a playas, Marruecos goza de una gran variedad de propuestas. Y por lo general, todas están muy bien cuidadas y son aptas para un baño tranquilo para cualquier persona, aunque también existen otras opciones más indicadas para los surfistas, donde se forman grandes olas.Desde el Atlántico hasta el Mediterráneo, Marruecos cuenta con miles de kilómetros de costa con paisajes muy variados y playas paradisíacas de gran belleza, virgen en muchos casos. Su arena dorada, suave y  fina, así como sus aguas cristalinas invitan a la relajación, al descanso y a la práctica deportes acuáticos.

Playa de Restinga en Marruecos

Playas de Marruecos en el Mediterráneo

En la costa mediterránea, donde encontramos más de 120 playas, Marruecos muestra su lado más cálido y tranquilo. Este litoral va desde Tánger hasta Saidia, con importante mención a la ciudad de Alhucemas en el centro. Aquí el mar es más dulce y tranquilo, y las playas son más íntimas. De hechos, algunas están próximas a pueblecitos pesqueros tradicionales, ubicados en zonas donde la naturaleza es paradisíaca.

No obstante, eso no ha impedido que en paralelo se hayan creado nuevas estaciones balnearias como la de Tamuda Bay, en las inmediaciones de Tetuán. También en Saïdia y su entorno, al otro lado del denominado Mar de Alborán, se han creado importantes complejos hoteleros, com el Mediterrania-Saïdia, que se extiende por n más de 700 hectáreas frente al mar y cuenta con 6 km de playa de arena blanca. Un puerto deportivo y un campo de golf de 18 hoyos completan este paraje próximo a dos aeropuertos internacionales.

Además de los pueblecitos pesqueros y los resorts vacacionales de estas playas, Marruecos también ofrece aquí su lado más natural. Los visitantes podrán disfrutar de un estupendo paisaje frente a las costas, con un sol que luce prácticamente durante todo el año, lo que no impide que en ciertos puntos se formen sublimes olas para la práctica de los deportes acuáticos. Además de todo ello ello, cabe destacar la buena temperatura y el buen estado de conservación de sus playas, conformando así un ambiente idílico que invita a la ensoñación.

En cuanto a las principales playas del Marruecos mediterráneo, cabe citar Playa Martil junto a la ciudad de Tetuán, caracterizada por su gran extensión: empieza desde Cabo Negro y llega hasta el Cabo Nazarí, configurando así una de las zonas de baño preferidas para ciudadanos locales y visitantes. Otras playas bien equipadas y concurridas son las de Alhucemas, Nador y Saidia, mientras que las de Oued Laou, Asilah o Moulay Bousselham pueden suponer un interesante contrapunto.

 

Playa Sidi Ifni Marruecos

Playas de Marruecos en el Atlántico

En la costa atlántica, desde Tánger a Essaouira, existen más de 200 playas. Marruecos suma aquí más de 2.000 km de litoral, con importantes ciudades como Casablanca o Rabat. Las playas más concurridas son, por tanto, las más próximas a las ciudades, mientras que las más tranquilas se caracterizan por una naturaleza en su estado más puro. En estas últimas es habitual practicar deportes como kitesurf o windsurf, etc., lo que ha convertido a estas playas de Marruecos en un destino ideal para este tipo de turismo activo.

La temperatura y calidad de dichas playas es una constante, incluso en invierno, registrando en esta época valores de 18 ºC. En verano, por su parte, esa marca se eleva hasta los 23 ºC. Las estadísticas no mienten y aquí destacamos una especialmente interesante sobre sus playas: Marruecos cuenta con más de 400 en toda su costa y el 90% de ellas son muy recomendables para su visita.

En el Atlántico, la gran mayoría de las playas de Marruecos se presentan largas como franjas de arena fina frente a las olas del océano. Cuanto más te desplaces hacia el sur, más cálidas serán, con el sublime punto final de la bahía de Dakhla. Los vientos alisios del noreste soplan desde finales de marzo hasta mediados de septiembre en esta parte del litoral, por lo que es el momento ideal para practicar todos los deportes de deslizamiento, sobre todo el surf. Ya sea con la tabla, el kite, el wakeboard o la moto acuática, ten por seguro que las olas estarán a la altura, nunca mejor dicho.

De todos los destinos de sol y playa se puede destacar Agadir. Sus áreas de baño se extienden a lo largo de 20 kilómetros y cuentan con sol todo el año. ¡Sí, todo el año! Aquí también es posible practicar numerosos deportes acuáticos, entre que destacan la vela, el windsurf y el buceo acuático. Además de ello, otra actividad interesante es la equitación, disfrutando de un hermoso paisaje costero cuando cae la tarde. Y por supuesto, pasear por las orillas del mar durante la noche es una experiencia llena de magia.

Playa Agadir en Marruecos

Otra de las playas de Marruecos que destaca por su interés es Mehdia. Este lugar arenoso se ubica a unos 30 kilómetros de la capital de Marruecos, Rabat, y lo peculiar de ella es que es un destino muy visitado por surfistas de todo el mundo. No solo las grandes olas despiertan el interés de hombres y mujeres que llegan hasta aquí con sus tablas, sino también la buena temperatura de sus aguas y la seguridad. Los franceses y los americanos son los surfistas más numerosos en esta playa.

Y la costa atlántica no se queda atrás en el desarrollo de nuevos complejos hoteleros como Lixus, Mazagán, Taghazout o Playa Blanca, todos ellos con espectaculares playas. Marruecos se presenta, por tanto, como un lugar en el que podrás disfrutar de la alegría del baño, del ocio o de los deportes acuáticos más modernos.

Por último, es importante recordar que estas playas de Marruecos, bañadas por el Atlántico, pueden llegar a ser bastante traicioneras: suelen tener olas y bastantes corrientes. Por tanto, si te animas a darte un baño, hazlo con mucha precaución. En cualquier caso, en los meses estivales suele haber socorristas en las zonas de baño más turísticas del país.

 

Esta web usa cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y hacer estadísticas de datos de uso.Accediendo a nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Si quieres más información o modificar su configuración, visita nuestra Política de Cookies.