Solicita PRESUPUESTO Online sin compromiso!  Teléfono de atención al cliente +34 951192174  Contáctanos por Whatsapp +34 622 11 21 69   viajes@turismomarruecos.net
Toggle Bar

La comida marroquí, un motivo más para organizar tu viaje

La comida marroquí es tan variada y sabrosa que degustarla representa un motivo más para organizar tu viaje a Marruecos. Variada porque en cada región es diferente. Y sabrosa porque sus recetas, de gran exotismo para los paladares occidentales, son ricas en ingredientes de gusto inconfundible, a menudo con originales matices dulces. Por ello, en esta página te contamos a fondo qué te encontrarás en la mesa de tu restaurante si eliges platos tradicionales.

La cocina marroquí: anclada en la historia y la tradición

La cocina marroquí empezó a gestarse en el siglo XIV, en los palacios de las dinastías bereberes dominantes y en sus ricas cocinas palaciegas, que constituyeron el medio a través del cual se introdujeron nuevas recetas e ingredientes. Y pronto se trasladaron a las cocinas domésticas.

Las mujeres han sido tradicionalmente las grandes cocineras del país. Incluso en la actualidad, en los palacios del actual monarca y en las cocinas de los restaurantes, las mujeres son las principales protagonistas. Hoy en día, la Escuela de Cocina Real, fundada por el anterior rey Hassan II en el complejo del palacio de Rabat, continúa la tradición y se erige como el más prestigioso lugar de aprendizaje de los futuros chefs del país.

El banquete local, siempre con abundante comida marroquí, se denomina diffa y se gestó también en los palacios. Constituye un ejemplo del talento de las mujeres en los fogones, pues son las que se encargan de preparar todos los platos. Bodas, nacimientos y festividades religiosas representan las principales ocasiones para una celebración, aunque también se ofrecen generosas diffas con motivo del retorno del peregrinaje de los fieles que han visitado La Meca.

Por otro lado, un aspecto a destacar en la cocina marroquí es la abundancia de sus porciones. Sin embargo, el comensal no está obligado a terminar toda la ración del plato, ni siquiera cuando se está en calidad de invitado en una casa particular.

 

Cómo es un banquete y una comida marroquí cotidiana

Por supuesto, no todos los días se organizan banquetes, por lo que conviene diferenciar entre una celebración especial y una comida marroquí común, la del día a día.

 

Así es un banquete típico

En un banquete, los comensales se sientan en lujosos asientos con cojines de múltiples colores, y se disponen numerosos platillos en mesas bajas redondas, antes de que se sirva la bastela o empanada típica.

En orden de importancia dentro de la cocina marroquí le siguen los tajines, y por ello no suelen faltar en estos banquetes, incluyendo las variaciones con diferentes ingredientes, como veremos más abajo.

Los platos se aromatizan con hierbas y especias. El agua de rosa y el de azahar son algunos ejemplos de ello. Además por encima se esparcen semillas de sésamo y almendras tostadas. Luego le sigue el cuscús, con al menos dos versiones diferentes y finalmente se sirven fuentes de fruta sobre hielo, para concluir con té a la menta, servido con gran ceremoniosidad.

 

Gastronomía marroqui

Así es una comida marroquí cotidiana

Los platos que hemos mencionado y otros muchos pasaron de las cocinas de palacio a las más humildes a lo largo de los siglos, lo que hizo que la cocina marroquí adquiriera una reputación formidable.

En Marruecos la comida principal del día se consume en la mayoría de ocasiones a mediodía, siendo la excepción el sagrado mes del Ramadán. Es común comer con las manos, por lo que usualmente se toma la comida con una (la derecha, pues la izquierda se considera la de la higiene) y con la otra se toma el pan, que es tradicional en todas las comidas, sirviendo además como utensilio de ayuda para comer y como complemento de sabor en cada plato.

La comida marroquí del mediodía, que es la principal, suele comenzar con una ensalada, seguida por un popular plato de tajine y en mitad o al final de la comida se sirve el ‘té de Marruecos’. Al final, el menú puede ser complementado con un poco de fruta de temporada o con algún pequeño postre relleno de pasta de almendras y espolvoreado con azúcar blanco.

Cous Cous marroqui

Platos típicos de la cocina marroquí

Para conocer con detalle la cocina marroquí, nada mejor que describir varios de sus platos típicos, fáciles de encontrar en los restaurantes tradicionales del país.

Empezamos por la bastela, la famosa empanada de paloma con la que se abre el apetito en los banquetes pero que se puede comer en cualquier otro menú u ocasión. Se creó hace muchos años en las cocinas de palacio y se considera una de las más importantes aportaciones culinarias de la cocina marroquí.

Otro de los platos más comunes es el tajín o tajine, que en realidad se puede comer de muchas maneras: los más habituales son de carne, pollo y pescado, pero a los que también se pueden añadir otros ingredientes para lograr un sabor dulce a base de fruta y miel, como:

 

  • tajín de pollo, limón y aceitunas

  • tajín de pollo, albaricoques y miel

  • tajín de cordero con huevos y almendras

  • tajín de cordero con dátiles

  • tajín de buey con manzanas y pasas

  • tajín de pescado entero relleno de dátiles con almendras y rematado con una capa de almendras.

 

Además de esta riqueza de ingredientes, otro de los aspectos fascinantes de este plato es la forma de ser servido: en un plato de barro cocido y barnizado, ancho y de poco fondo. A él se le añade una característica tapa cónica para mantener el calor y el vapor tras la cocción, evitando que se enfríen y se sequen los alimentos.

El cuscús no les anda a la zaga en cuanto a popularidad y sabor, pues es sin duda uno de los platos nacionales de la cocina marroquí. Se trata de una sémola fina que es acompañada por un estofado, el más habitual con cordero que también se puede endulzar con frutas y miel.

Por lo que respecta a la bebida, la más popular es el té con menta o té moruno. Su importancia va más allá del sabor, pues es el símbolo de la hospitalidad marroquí, se bebe todo el año, incluso en verano, para equiparar la temperatura corporal a la ambiental y, además, tiene propiedades diuréticas tonificantes y digestivas. Se prepara a base de agua, té verde, menta o hierbabuena y azúcar moreno.

Cabe indicar que la Ley de Marruecos admite la venta de alcohol bajo autorización. Sin embargo, beber alcohol no está bien visto, aunque no lo prohíbe la Ley. Para más información al respecto, puedes visitar esta página de nuestra web.

 

Guía de Marruecos online, descubre toda la información que necesitas para viajar a Marruecos. Circuitos a medida pensados para ti, las mejores rutas y excursiones por todo Marruecos en Vehículos 4x4. Descubre los mejores alojamientos y servicios para tu estancia en Marruecos.
TOP

Esta web usa cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y hacer estadísticas de datos de uso.Accediendo a nuestra web, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Si quieres más información o modificar su configuración, visita nuestra Política de Cookies.