Erg Chebbi: qué es, dónde está y qué hacer

Erg Chebbi: qué es, dónde está y qué hacer

Grandes dunas de Erg Chebbi

Desierto de Erg Chebbi

Llegar a Erg Chebbi es la gran aspiración de muchas personas que viajan a Marruecos. ¿Por qué? En este post te contamos qué es y dónde está, y sobre todo te explicamos por qué es tan especial y qué actividades se pueden realizar aquí.

Qué es Erg Chebbi y dónde está

En el post dedicado a Erg Chegaga te contábamos que erg es la palabra local empleada para referirse a una zona arenosa del desierto, de grano fino y dorado: lo que comúnmente conocemos como duna. Este tipo de espacios son escasos en Marruecos, donde el desierto del Sahara es principalmente pedregoso (hamada). 

Quizás por eso y por su tamaño, y con toda seguridad por su belleza, Erg Chebbi es uno de los destinos predilectos de cualquier viajero. De hecho, es el erg más grande del país, con aproximadamente 28 km de longitud en dirección norte-sur y una anchura que alcanza los 5 km en algunos tramos. Además, sus elevaciones de arena, en continua formación, pueden medir hasta 150 metros en algunos puntos.

Erg Chebbi se encuentra en el sureste de Marruecos, no muy lejos de la frontera con Argelia. La localidad que actúa como ‘puerta de entrada’ es Merzouga, cuyo nombre también se emplea para referirse a este espacio (desierto de Merzouga). Desde Marrakech, la ruta supera los 550 km, por lo que es habitual venir hasta aquí en un circuito de al menos tres o cuatro días.

Rutas 4x4 desierto Erg Chebbi

Erg Chebbi 4×4

Qué hacer en Erg Chebbi

En Erg Chebbi, la práctica inexistencia de civilización (salvo el campamento de jaimas y algunos asentamientos bereberes en su perímetro) hacen que la lista de actividades no sea muy extensa, pero todas las opciones se viven con la máxima intensidad:

  • Paseo en dromedario por las dunas: es el medio de transporte más tradicional, y el mejor para disfrutar del entorno
  • Ruta en 4×4 para sentir la adrenalina de los grandes rallies del desierto
  • Velada bereber en el campamento de jaimas tradicionales: cena y desayuno típicos, donde no falta el té bereber y elaboraciones locales, como puede ser una madfouna
  • Disfrutar del cielo inmaculado del desierto, en sus tres momentos más especiales: el atardecer con sus luces anaranjadas, la noche con su explosión de estrellas en el firmamento y el amanecer con su sobrecogedora quietud
  • Sesiones espirituales de disciplinas como el yoga o la meditación, que encuentran aquí un marco incomparable para su práctica
  • Safari fotográfico para capturar los mágicos colores de las dunas y el llamativo contraste de la arena con los escasos restos de vegetación o con las piedras oscuras en los márgenes de Erg Chebbi
  • Convivencia con familias bereberes que aún mantienen unos hábitos ciertamente nómadas y despliegan una gran capacidad de adaptación a un lugar tan inhóspito

 

Si quieres viajar hasta Erg Chebbi, puedes ponerte en manos de Turismo Marruecos: somos una agencia experta en circuitos por el desierto, y te haremos disfrutar no solo de este gran espacio de dunas, sino también de todo el camino de ida y de vuelta, ya sea por la ruta de las Mil Kasbahs, el Valle del Ziz o el Valle del Dades.

error: Content is protected !!